Las Sierras de Aragoncillo y Caldereros

Guadalajara: Conferencia El bosque fósil y las Sierras de Aragoncillo y Caldereros

Conferencia “El Bosque Fósil y las Sierras de Aragoncillo y Caldereros: 90 millones de años de Patrimonio Natural insustituible”. A cargo del profesor Don Alfonso Sopeña, geólogo investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Complutense de Madrid.

Miércoles 30 de mayo de 2012, a las 19 horas. En el Salón de Actos de la Biblioteca Pública Provincial de Guadalajara (Plaza de Dávalos, 1)

En la Sierra de Aragoncillo (Guadalajara), se encuentran los restos de lo que fué un bosque de coníferas. Pero hoy en día lo que podemos ver son los vestigios petrificados de aquellos árboles. Tienen la edad de 280 millones de años y forman uno de los bosques petrificados más antiguos e interesantes del mundo. Sus tocones y raíces aún pueden verse en la Sierra de Aragoncillo, en el mismo lugar en el que crecieron y quedaron sepultados por fuertes emisiones volcánicas. Entre sus secretos pueden guardar valiosos datos sobre el cambio climático.

Son ya piedras, pura sílice, lo que los geólogos conocen como xilópalos, árboles fosilizados, silicificados en las rocas, con apariencia mas mineral que vegetal. Pero los tocones y las raíces de estos árboles-piedra, que en su día fueron coníferas, todavía nos salen al paso en Aragoncillo (Guadalajara), en el mismo lugar en el que vivieron hace 280 millones de años. Son prácticamente los únicos troncos existentes en Europa de esa remota época en posición de vida, es decir, enraizados in situ, en el mismo lugar en el que nacieron y crecieron en pleno pérmico inferior, mucho antes de que los dinosaurios poblaran estos parajes. Entre los más conocidos figura uno en la isla de Lesbos (Grecia) que tiene sólo entre 15 y 20 millones de años; otro en el sur de Inglaterra, cerca de Dorset, que se le acerca un poquito más en el tiempo, con 140 millones de años (entre el jurásico superior y el cretácico inferior), y el más famoso de todos, el bosque pintado de Arizona (EE UU), del triásico (entre 208 y 245 millones de años).

El profesor e investigador Alfonso Sopeña nos adentrará en el mundo de esta pequeña “Pompeya paleobotánica” y realizaremos un peculiar viaje por las Sierras de Aragoncillo y Caldereros, cuya peculiar geología y peculiar paisaje, hoy están en peligro por sendos proyectos de investigación minera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *