La trucha arcoíris declarada invasora

El Tribunal Supremo por una sentencia incluye en el catálogo de especies invasoras a la trucha arcoíris y otras especies, gracias a un recurso de AEMS y Ecologistas en Acción contra el Real Decreto 630/2013, por el que el Gobierno las había excluido.

Son muchos los medios nacionales que como El Norte de Castilla y El País, han hecho eco de la noticia.

Es curioso que hasta en la propia página web del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente podemos encontrar:

“Especie exótica”: (no-nativa, no-autóctona, foránea): la especie, subespecie o taxón
inferior que ocurre fuera de su área natural (pasada o actual) y de dispersión potencial
(p. ej. fuera del área que ocupa de manera natural o que no podría ocupar sin la directa
o indirecta introducción o cuidado humano) e incluye cualquier parte, gameto o
propágulo de dicha especie que pueda sobrevivir y reproducirse.

Muchas especies exóticas nunca llegan a naturalizarse y sólo algunas llegan a considerarse
invasoras. Se maneja habitualmente la “regla del 10 %” (Williamson, 1993; Williamson
& Fitter, 1996). En promedio, el 10 % de las especies introducidas se adaptan lo suficiente
para sobrevivir sin asistencia humana, por tanto se naturalizan. De las especies
naturalizadas, aproximadamente un 10 % se expanden de tal modo que comienzan a ejercer
una presión sobre otras especies y se convierten en invasoras.
Esta regla tiene, incluso según
su autor (Williamson, 2000), notables excepciones, en particular en lo que se refiere a introducciones
intencionadas (p. ej., agentes de control biológico o plantas cultivadas).

¿Como es posible que consideren a la trucha arcoíris, que no se reproduce en nuestro ríos (las sueltas se hacen con ejemplares triploides estériles acreditados por registro de condiciones sanitarias, responsabilidad de acuicultores autorizados), una especie exótica invasora? Es un sinsentido.

¿Porqué ciertos grupos autodenominados “ecologistas” considerán el cangrejo de río Austropotamobius italicus “autóctono” y apoyan a toda costa “planes de recuperación” del mismo a la vez que condenan a la carpa común como invasora? ¿lleva a caso mucho más tiempo que la carpa en la Península? ¿serán intereses económicos o pura hipocresía?

¡Basta ya! Debemos mantenernos unidos y luchar.

Petición a favor de la “Trucha arco iris fuera de la lista de especies invasoras”.

Plataforma en defensa de la Pesca.

Facebook Sociedad de Pescadores Río Sorbe.

Sociedad de Pescadores Río Sorbe.

Federación Española de Pesca y Casting.

— Actualización 13 de abril: Apoyo de diversos gobiernos regionales —

Varios gobiernos regionales y partidos políticos estan empezando a apoyar a la Plataforma en Defensa de la Pesca y comparten la opinión y malestar con la Sentencia 637/2016 del Tribunal Supremo, contra el Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras.

El Día Digital – “La Junta trabaja ya para que se permita la pesca de carpa, trucha-arcoiris y cangrejo”.

Liberal de Castilla – “El PP de Cuenca apoya a la Plataforma en Defensa de la Pesca y propone presentar mociones”.

PSOE Andalucía – “El PSOE de Jaén respalda a las asociaciones de pescadores y anuncia iniciativas parlamentarias frente a la sentencia que prohíbe la pesca continental”.

Diputación Provincial de Cuenca – “Prieto comparte las reivindicaciones de la Plataforma en Defensa de la Pesca en contra del nuevo Catálogo de Especies Invasoras”.

3 pensamientos en “La trucha arcoíris declarada invasora

  1. Circular 2/2016
    Se pone en conocimiento de todos los Federados lo siguiente.

    La Sala de lo Contencioso – Administrativo del Tribunal Supremo (sentencia 637/2016) ha estimado el recurso de Ecologistas en Acción y otros grupos de la misma calaña, entre otras cosas, ampliando el Catálogo español de Especies Exóticas Invasoras, incluyendo entre otras especies a la carpa común y a la trucha arco iris, y anulando la Disposición Transitoria Segunda del Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, que nos permitía practicar el captura y suelta de las especies catalogadas en los lugares en que existieran previamente a la entrada en vigor de la Ley 42/2007.

    La sentencia introduce en el Catálogo la carpa común y la trucha arco iris en base a “informes científicos” (¿?) del CSIC y otros “expertos” que “prueban” el carácter invasor y la amenaza grave que suponen sobre las especies autóctonas, el medio ambiente y los hábitats y ecosistemas. Esta inclusión conlleva la prohibición genérica de posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos, incluyendo el comercio exterior.

    Anulan la disposición transitoria segunda, por una parte, basándose en la dicción de un artículo de la Ley cuya redacción había cambiado (ya sé que es difícil de creer, pero es cierto); y diciendo por otra parte: “se trata de una disposición transitoria que no es, en rigor, transitoria, sino que provee un régimen prolongado de disfrute de determinadas situaciones, por tiempo indefinido, en favor de actividades cinegéticas o piscícolas que son legítimas en su ejercicio, pero que no pueden prevalecer frente a los valores superiores que se tratan de preservar con el Catálogo de previsión legal, de suerte que será legal, incluso encomiable y susceptible de protección la caza y la pesca, cuando no se haga objeto de ellas especies catalogadas, que lo son por sus perniciosos efectos sobre el medio ambiente y, en especial, sobre las especies autóctonas y los hábitats y ecosistemas”.

    Para acabar permitiéndose un ataque gratuito a los Deportes de la Caza y la Pesca: “Está en la naturaleza de las cosas que la caza y la pesca, lejos de servir a los fines de erradicación de las especies catalogadas, más bien determinan su mantenimiento indefinido, cuando no la agravación, del status quo actual, dificultando, si no haciendo imposible, su erradicación, que es un objetivo inequívoco de la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad”, añade.

    La sentencia jurídicamente es incalificable, nadie podría imaginar que alguna vez ni el Tribunal Supremo ni ningún juzgado por modesto que sea pudiera dictar jamás algo así.

    Se permiten el lujo de legislar, incluyendo a la carpa y la arco iris en el Catálogo: un Tribunal de Justicia no es nadie para meter o sacar especies del Catálogo, eso lleva su procedimiento establecido y es competencia exclusiva del Ministerio de Medio Ambiente.

    Pero hay algo más alucinante todavía, como hemos anticipado anteriormente: al anular la DT Segunda no han tenido en cuenta el nuevo art. 64.3 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que permite (como excepción) la posesión, transporte y comercialización de especies catalogadas en supuestos de control o erradicación dando cobertura precisamente a esa Disposición Transitoria Segunda; sino que se han apoyado en el artículo 61.3, de redacción antigua.

    Y otro aspecto relevante es el hecho de que apliquen retroactivamente una norma prohibitiva de futuro que es la prohibición de introducir especies alóctonas (debe entenderse a partir de la entrada en vigor de la Ley 42/2007) con la consecuencia de que no podrán aprovecharse cinegética o piscícolamente, respecto a especies introducidas ilegal o accidentalmente, que no es ninguno de los casos del black bass, trucha o carpa.

    Decir también que señala la sentencia que la disposición transitoria segunda es de carácter indefinido, cuando precisamente prevé una situación específica para especies introducidas antes de la entrada en vigor de la LPNB y hasta que las CCAA elaboren sus planes y cartografías de las que habla, nos parece que no tiene base legal alguna.

    Y lo que es más escandaloso es la frase lapidaria final, absolutamente arbitraria e innecesaria de que la Caza y la Pesca contribuyen en definitiva al deterioro medioambiental por promocionar las especies exóticas.

    Esto es intolerable y escandaloso. No va a quedar así. Pero tenemos que mantenernos firmemente unidos.

    Dicha Sentencia puede ser consultada en nuestra web en el siguiente enlace:

    http://fapyc.es/sentencia-6372016-tribunal-supremo/

    De momento dejamos en suspenso las competiciones (salvo salmónidos), pues no vamos a matar jamás a ninguna carpa ni a ningún black-bass –eso por encima de todo-, ni podemos incumplir esta aberración pues podíamos tener problemas penales, y eso sería ya el colmo.
    Seguiremos todos informados.

    Gracias a todos y a la lucha.

  2. Para cuando echemos atrás la sentencia, yo pido que apoyemos una repoblación “experimental” con perca del Nilo. En diez años le decimos a la administración que regule su pesca por todo el territorio nacional. No diréis que no tiene valor deportivo.
    …y que sea ‘sin muerte’, que nosotros protegemos la vida de los peces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *